La Razón - Rubn Pneal Blogs

Blog de Rubn Pneal

24 de diciembre del 2017

La Razón

Si preguntamos a la consciencia colectiva de esta sociedad como podemos ganar poder, valor, triunfar, conseguir la esperada aceptación social y evitar muchas miradas escrutinando. Ello te dirá que tienes que despertarte con una persona al lado; y quizá también con un par de personitas durmiendo en habitaciones contiguas; una van familiar bien aparcada en el parking de la comunidad; un trabajo donde todos te respetan, donde tus compañeros son tus amigos y saber que el lunes solo va a ser un día más de tantos. Y todo eso sin aguantar la sorprendentemente longeva resaca que te dura desde el sábado, a la cual echas de menos desesperadamente porque si no la tienes, es muy seguro que esto quiera decir que no te lo has pasado demasiado bien los últimos fines de semana de los últimos 5 años como poco.

Los dos tenemos algo que envidiarnos, porque ni yo me divierto todos los fines de semana ni tú puedes evitar mirar a todas las tías buenas con las que te cruzas, sin preguntarte si algún día follaras con alguna que no sea tu mujer. Aparte de esa canita al aire que echaste aquella vez en el puticlub de las afueras ¿Para qué engañarnos?

Se que desvarío y seguramente mi querido lector se preguntará que iba yo a contar, con toda esta retahíla de argumentos quizá no muy agradables.

Pero hay una razón .

Hay una explicación a la que puedo poner muchos adjetivos. Esta explicación quedaría muy poco creíble con etiquetas como mágica, mística , iniciática , espiritual , destino , sinuente , evolución. Por ello prefiero que ni siquera tenga un nombre. Cuando no etiquetamos, las cosas se desprenden de su molde y todo aquello que es falso, impuro y pesado se cae en pro de su propio peso. Me gustaría llamarla La Razón, a secas.

Si, como el periódico, le pega. Es tan fáctico, manipulador y parcial como él. La Razón coarta tanto mis deseos como ser vivo, como lo hace el susodicho diario a la hora de pensar en la clase obrera.

La Razón consiste en putearme. La Razón consiste en molestarme tanto e impedir tantas veces conseguir lo que quiero, que algún día debería de ser capaz de que todo me importe una mierda. Algún día debería de coger todas aquellas creencias que dictan lo que debería ser un hombre sensible y bien educado y limpiarme mi correcta deposición en taza sanitaria ajena con ellas. Debería de ser capaz de observar todos esos sentimientos, todas aquellas raíces de todos esos arraigados pensamientos que me impiden poder reírme en la cara de alguien cuando a lo mejor te está mandando a tomar por culo, decirte que se ha enamorado de otro y lleva poniéndote los cuernos un año entero – cosa que ha sido imposible por el factor limitante temporal que me impone La Razón -.

Cuando lo he explicado a pesar del nombre y mi tono camorrista de bar irlandés, sigue un afanado y grave sabor a cursilada de libro de autoayuda ¿Qué le vamos a hacer? Me he leído tantos en toda mi vida que la parte del cerebro que usa palabras, sigue estando parcialmente abducida por ellos.

Igual que tu cerebro por La Razón.


TAGS: #Destino - #sino - #Evolución - #Autoestima - #Autoayuda - #Fascismo


#Back