Magia de 168 cm - Rubn Pneal Blogs

Blog de Rubn Pneal

4 de Enero del 2018

Magia de 168 cm

Esta parrafada que estoy a punto de soltar, a mucha gente le tentaría etiquetarla como alta magia para llamar la atención de aquellos que son fácilmente impresionables ante estas cosas esotéricas tirando a siniescas – No pienso pedir nunca perdón por soltar palabras que no se encuentran en el diccionario del Word o que puede ser que me esté inventando - .

Es cierto que opino que esto de la magia como mejor se consume es sin razonar, creyendo incondicionalmente en que lo que queremos evocar. Y lo que queremos materializar al fin y al cabo consiste en crear otra realidad diferente a la que estamos viviendo ahora mismo. Ya sea añadiendo o haciendo desaparecer cosas de nuestro actual momento vital.

Pero si de verdad queremos cambiar algo de nuestro momento actual como puede ser encontrar o cambiar de pareja, trabajo, salud, etc. Ustedes estarán de acuerdo en que esto será poco probable que pase si no hacemos nada a nivel material. O sea,

moviendo el culo.

Si no salimos ahí fuera, nos relacionamos con la gente indicada y vamos a los sitios a los que debemos ir. A no ser que tengamos suerte, es poco probable que se cambie nada.

El problema es que muchas veces estamos atascados, no tenemos el valor, las ganas, la confianza necesaria para salir adelante. Estamos metidos en un sueño perjudicial, una pesadilla que se repite una y otra vez.

Como ya decía Calderón de la Barca, “La vida es sueño”.

Para salir de ese círculo vicioso donde estamos metidos tenemos dos opciones:

O cambiar de sueño

o despertar.

En la primera opción es donde englobo a esto de la magia.

A estas alturas creo que todo el mundo se ha dado cuenta de que la magia, al menos en este mundo muy pocas veces es inmediata. No podemos chasquear los dedos y que aparezca nuestro príncipe azul o dinero o nos curemos. Puede ser que si que ocurran cosas inmediatas a través de la magia, pero no es algo que podamos controlar de forma consciente.

Hoy mientras iba al médico a causa de una gripe, entre el frío invernal, y mi nariz congestionada, me ha dado por pensar en las plantas que se usan en un hechizo.

Ahora mismo no lo veo tan claro, -suele pasar con este tipo de ideas repentinas- pero en un breve y luminoso instante, me ha parecido alcanzar una comprensión bastante interesante -y que sea útil o no ya es otro tema-:

Todas las plantas nos ayudan a evocar realidades alternativas al ser consumidas de una u otra manera.

Unas son más rápidas que otras. Están las plantas que bautizamos como drogas y están las plantas comunes que aparentemente no tienen ningún efecto sobre nosotros -aunque el hecho de aportarnos vitaminas y bienestar a nuestro organismo es algo ya, bastante importante-. Hablo de las plantas utilizadas en un hechizo, las que utilizamos para atraer dinero, salud, gente… Puede ser que, aunque sus efectos no sean los mismos y menos inmediatos que por ejemplo la planta de la coca, sí que actúan a largo plazo y de forma mas duradera -y hablo de la parte que nos permite cambiar digamos, a mejor-. Puede ser que poco a poco va cambiando nuestra percepción de las cosas y con ello nuestra forma de actuar y en su defecto, de crear nuevas realidades.

¿Nosotros creamos nuestra realidad o la realidad nos crea a nosotros? ¿el huevo o la gallina?

Creo que lo único que debemos tener en cuenta y lo que en últimos términos nos va a ayudar y a salvar en infinidad de ocasiones, es que mediante nuestros actos por la ley de acción-reacción, hacemos que pasen cosas. Puedes repetirte mil veces delante del espejo que eres valiente o que te amas o que eres atractivo. Pero si fuera, en el mundo exterior no encontramos ese reflejo, difícilmente lo creeremos de verdad a no ser que estemos bastante locos.

Anotación: Con el reflejo exterior no me refiero a lo que digan los demás de nosotros, me refiero a lo que te demuestres tú mismo. La visión de los demás siempre va a ser subjetiva, solo van a ver un pequeño fragmento de la realidad en la que estás metido.

Alguien puede decir que eres tonto solo porque has fallado una respuesta por que es el único acto que ha visto esa persona de ti. Al contrario, esa misma persona puede creer que eres un genio solo por responder acertadamente a una respuesta.

O incluso se pueden utilizar un sin fin de artimañas para manejarnos si nos creemos la opinión ajena a pies juntillas y no tan juntillas.

Y a partir de aquí podemos llegar a hablar de la segunda opción que podemos elegir para cambiar nuestra realidad:

Despertar.

Despertar consiste en darnos cuenta.

Darnos cuenta de la realidad en la que estamos metidos; la forma en la que interactuamos con el mundo; las creencias que tenemos de nuestra persona; las etiquetas que nos creemos.

Al ser consciente de estas cosas tenemos todas las papeletas para saber que es lo que tenemos que cambiar de nosotros y sobre todo quitarnos, como esas ideas irracionales en forma de miedos.

Entonces ya nada nos ata, podemos ser como queramos ser, ser conscientes de que soñamos y de que la vida es sueño y hay que vivir el tiempo que nos toca.

¿porque no elegir el sueño que nos haga más felices?

Ya otro día hablamos de la felicidad…

 


TAGS: #Magia - #Wicca - #Autoestima

#Back